Cómo evitar el dolor de espalda practicando running

El dolor de espalda es muy frecuente, y puede afectar a todo tipo de personas y en todo tipo de situaciones. Aunque el ejercicio y deporte adecuado es bueno para prevenir estas dolencias, también es cierto que determinadas prácticas deportivas de competición o mal realizadas conllevan una sobrecarga en la columna que deriva frecuentemente en dolores vertebrales. Este es el caso del running. Al correr, por una disfunción muscular, por mala técnica o por mal material deportivo, podemos lesionarnos la columna y así aparece un dolor que si dura más de 15 días se puede volver crónico.

 Por ello, si somos corredores o runners y no queremos padecer dolor de espalda, debemos:

1) Realizar un programa de ejercicios musculares complementarios que solvente las disfunciones o desequilibrios que existan.

2) Mejorar la técnica de carrera; adaptando la amplitud de zancada y la cadencia a nuestro estado físico. Una zancada más corta y con mayor frecuencia, generará menor impacto, menor vibración  y sobrecarga de la columna.

3) Usar las zapatillas de runner más adecuadas para cada tipo de carrera, distancia y terreno. Valoraremos amortiguación posterior, anterior o en ambas partes del calzado para minimizar el impacto sobre el pie y sobre la espalda sin que afecte al mejor rendimiento final.

Comparte...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn