Dolor de espalda por el estrés

El estrés es sin duda uno de los grandes males de nuestra sociedad. Y también podría interferir en el dolor de espalda, concretamente en la coordinación de los distintos grupos musculares que participan en el funcionamiento de la espalda.

Dolor de espalda y estrés. En condiciones normales, los distintos grupos musculares que participan en el funcionamiento de la espalda, como los abdominales y la musculatura paravertebral se coordinan entre sí para mantener una postura o conservar el equilibrio en el movimiento. Esta coordinación depende de reflejos nerviosos. El estrés podría afectar la coordinación de estos reflejos. Provocando que la musculatura se contrayera inadecuadamente o a destiempo, lo que facilitaría su contractura.

Aunque la facilitación de la contractura muscular parece ser el mecanismo fundamental por el que el estrés facilita la aparición del dolor de espalda, también pueden participar otros factores:

– Por las estructuras nerviosas que se activan cuando hay estrés, éste también puede disminuir el umbral del dolor, haciendo que su intensidad se perciba como mayor de la que realmente es.

– El estrés puede facilitar una actitud ante el dolor que aumenta el riesgo de que éste aparezca o persista más tiempo. Esta actitud se caracteriza:

            – Por la catastrofización del dolor, al asumir que el dolor va a persistir y va a limitar la capacidad y calidad de vida de forma permanente.

           – Por el miedo al dolor y la reducción de la actividad, así como por el abuso de la medicación sintomática y la interrupción de las tareas que provocan el más mínimo aumento del dolor o, incluso las que no lo provocan pero el sujeto cree que pueden causarlo.

           – Por la escasa confianza en sí mismo para controlar el dolor y la incapacidad que conlleva, y la transferencia a terceros -médicos u otros profesionales sanitarios- de la responsabilidad de hacerlo.

– La confluencia de otros factores de riesgo en las personas estresadas, como el sedentarismo, la falta de actividad y la mala forma física.

Dr. Mario Gestoso
Director Médico de la Escuela Española de la Espalda (EEDE)

Comparte...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn