¿El embarazo es un riesgo para tener dolor de espalda?

El embarazo conlleva dos problemas básicos para la espalda de una mujer: el sobrepeso y la pérdida de tono muscular.

El sobrepeso origina un cambio en la estática de la columna vertebral, generando una hiperlordosis (aumento de la concavidad posterior de la columna vertebral lumbar). Este hecho aumenta el riesgo de padecer dolor de espalda.

Por otra parte, durante la gestación la musculatura abdominal pierde tono y hace que los músculos paravertebrales (en la espalda, cercanos a la columna vertebral) trabajen más de lo adecuado, incrementando la sobrecarga vertebral.

Además, dependiendo del tipo de parto y la recuperación posterior, las molestias pueden perdurar. Se aconseja realizar una tabla de ejercicios físicos adaptados diseñada y supervisada por un equipo multidisciplinario (médico, fisioterapeuta y entrenador-técnico de la actividad y educación física) como es el caso de las unidades acreditadas por la EEDE; además, es aconsejable eliminar el sobrepeso en caso de que persista.

Comparte...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn