Los tipos de espondilolistesis

El movimiento o deslizamiento de una vértebra sobre otra produce una espondilolistesis. Existen dos tipos, según se deslice hacia adelante («anterolistesis») o hacia atrás («retrolistesis»), y se clasifica en cuatro grados en función del grado de desplazamiento.

Lo más frecuente es que sea una complicación previa, y en otros casos la articulación vertebral en un segmento concreto (habitualmente la cuarta o quinta lumbar) tiene un tamaño distinto a la de los demás segmentos, por lo que la vértebra no queda alineada con las demás. Ese distinto tamaño puede deberse a una malformación de la articulación o a su desgaste. En el primer caso, la espondilolistesis se observa desde la infancia; en el segundo, la vértebra se va deslizando a medida que el sujeto envejece y la articulación se va desgastando.

En otros casos, la causa es un accidente o traumatismo importante, que causa el desplazamiento de la vértebra, con o sin fractura. A veces, a lo largo de los años el grado de deslizamiento puede ir progresando.

Según el grado de desplazamiento, la espondilolistesis se clasificará entre grado 1 y 4. La mayor parte de estos desplazamientos vertebrales pasarán desapercibidos y no darán síntomas a los pacientes. Un porcentaje pequeño puede generar desplazamientos mayores de grado 3 y 4, y según las compresiones neurológicas ser susceptibles de una cirugía vertebral.


Dr Mario Gestoso
Director Médico de la EEDE
Comparte...Share on FacebookEmail this to someoneTweet about this on TwitterShare on LinkedIn