Dos formas de evitar daño en la espalda al cargar peso

En la Escuela Española de la Espalda trabajamos para diseñar programas de ejercicio para la recuperación de lesiones de columna. En ellos es vital un correcto desarrollo de la musculatura del tronco para prevenir lesiones de la columna y/o dolores, si bien uno de los aspectos mas importantes para prevenir las recaídas es un conocimiento del cuerpo, del comportamiento de las lesiones y de  la forma de controlar el movimiento.

Tener estos conocimientos y habilidades, además de una buena condición física, nos permite gestionar las lesiones y dolores de espalda de una forma eficiente y asegurar que siempre se están facilitando conductas que nos ayudan a mejora la salud de la columna y no lo contrario.

Una de las preguntas más frecuentes que me encuentro en el día a día con el trabajo con los pacientes está relacionada con la carga de objetos pesados. Mis pacientes tienen dudas sobre cuál es la mejor forma para cargar un objeto y si hacerlo de una forma determinada les puede dañar.

El concepto de carga de objetos es muy complejo, ya que hay un gran número de variables y variabilidades que intervienen en el gesto técnico. Pero en líneas generales vamos a definir dos estrategias válidas que diferenciaremos en:

 

Evitación de la tracción lumbar

Una de las formas más conocidas y recomendadas en la carga de objetos desde el suelo es mantener la espalda recta, agacharse flexionando las rodillas y aplicar una tracción con la pierna. Normalmente es la más usada en los casos en los  que hay un dolor de espalda severo. Esta estrategia no es mejor o peor que otra, pero hay que tener claras sus características.

A grandes rasgos, mantener la columna en vertical evita movimientos de cizalla y compresiones en la médula espinal, ambos factores de riesgo en los síndromes mecánicos del raquis. Esta técnica resulta muy segura,aunque al ponerla en práctica no se está desarrollando la musculatura paravertebral y por lo que conocemos hoy la fuerza y la masa muscular en los paravertebrales es determinante para mantener la salud de la espada.

Usar esta técnica desarrolla la musculatura del glúteo, que también es importante. Hay que tener especial precaución en el control de la posición lumbar, ya que al incrementar el grado de flexión de cadera (al bajar) se suele ceder y pivotar la cadera hacia delante, lo que puede causar un movimiento de cizalla en las vértebras lumbares que pueden desencadenar un proceso doloroso e incluso lesivo.

 

Desarrollo de la tracción lumbar

Otra técnica es la solicitación de la musculatura paravertebral, inclinado el tronco en posición neutra hacia delante y usando la cadera como pivote. Esta técnica se usa más frecuentemente en casos en los que el dolor y la estabilidad lumbar ya están controlados. La ventaja de esta estrategia es que ya está desarrollando la musculatura del tronco, la cual le protege de posibles lesiones o dolores lumbares.

Pero con el inconveniente de que si su técnica no es buena o no tiene suficiente fuerza en el tronco lumbar para mantenerlo estable durante la carga del objeto que pretende mover puede generar una compresión en la médula espinal generando un episodio doloroso.

En resumidas cuentas, ambas pueden ser soluciones buenas para cargar objetos. Pero hay que considerar que si usamos la estrategia de evitación es recomendable incorporar ejercicios que desarrollen la musculatura paravertebral  en nuestras rutinas de trabajo.

En caso de optar por la segunda opción, hay que tener en cuenta que no podemos levantar objetos con un peso que no nos permita mantener la estabilidad del tronco lumbar durante la cargada. En este caso, es mejor usar la estrategia de evitación.

 

Andrés Galmés
Director Técnico de la EEDE

 

Comparte...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn