Tres consejos para evitar el dolor de espalda al volver a entrenar tras el verano

Es muy habitual que en los meses de verano con los cambios de rutina y las vacaciones muchos usuarios de gimnasios se tomen un descanso de su entrenamiento, después de haber cumplido regularmente durante todo el año.

En ocasiones, al empezar de nuevo en el gimnasio aparecen molestias en la espalda, que en caso de nos ser ocasionadas por una lesión grave de columna desaparecen una vez recuperada la condición física.

Normalmente este tipo de molestias se producen por el incremento repentino de la carga en entrenamiento sin haber prestado atención a que en los meses de verano, al no haber hecho deporte, nuestros músculos van perdiendo fuerza y masa adaptándose a la reducción de las exigencias del momento. Y al empezar a hacer deporte normalmente a la misma intensidad que lo dejamos antes de interrumpir el ejercicio, ni los músculos ni las estructura óseas y cartilaginosas están preparados para asimilar esos estímulos, y por ello empiezan a generar molestias e incluso a derivar en alguna lesión.

Estos son unos consejos para prevenir esas molestias y dolores de espalda que se producen en la puesta en marcha.

  • Empieza tus entrenamientos con cargas suaves, aunque sientas que puedes trabajar más duro de lo que lo estás haciendo. Normalmente en una situación sin circunstancias excepcionales recomendaríamos en entrenamiento cardiovascular metodologías extensivas a intensidad baja y para el entrenamiento de la fuerza series largas (15-18 rp), entrenado muchos ejercicios pero sin repetir el músculo que está usando.
  • Aprovecha para practicar una amplia gama de actividades de las que te puede ofrecer tus centro de entrenamiento. Así reducirás el estrés que reciben tus articulaciones, músculos y tendones ya que con el cambio de actividad los ángulos y puntos de presión máximo cambian y tu cuerpo tendrá más tiempo para recuperarse después de cada entrenamiento. Además, así tu perfil físico será más equilibrado y funcional. Una vez acondicionado luego ya es un buen momento para especializarte y sacar tu máximo rendimiento en las que sean de tu preferencia.
  • Integra ejercicios específicos complementarios para el desarrollo de la musculatura del tronco en tus sesiones de entrenamiento, ya que todas las fuerzas que generes en las actividades pasarán por tu columna y si esta no tiene unas buenas masas musculares que asuman esas cargas será susceptible de ser dañada y provocar alguna lesión que pueda acarrearte muchos problemas.

No hace falta recordar que previamente os tenéis que asegurar de tener los conocimientos teóricos y prácticos para hacer deporte de forma segura, y en caso de no ser así os recomiendo que os asesoréis con personal cualificado en vuestro centro de deporte.

 

Andrés Galmés
Director Técnico de la EEDE

Comparte...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn